DAIRY: La vuelta a los básicos